De "Dios en la Naturaleza"


por Camille Flammarion

¡ Oh, misterioso Desconocido! – exclamé – . ¡ Ser grande! ¡Ser inmenso! ¿Qué somos nosotros? ¡ Supremo autor de la armonía! ¿Quién eres Tú, si tu obra es tan grande? ¡Oh, Dios! ¡Oh, Dios! ¡Atomos, nada! ¡ Cuán pequeños somos! ¡Cuán pequeños somos! Sigue leyendo

Anuncios

Para los Obsesados III


(Para el espíritu obsesor)

Dios infinitamente bueno, imploro vuestra misericordia para el espíritu que obsesa a … Hacedle entrever la luz divina a fin de que vea el falso camino en que está. Espíritus buenos, ayudadme para hacerle comprender que haciendo el mal lo pierde todo, y todo lo gana haciendo el bien. Sigue leyendo

Para los Obsesados I


(Para que la diga el obsesado)

Dios mío, permitid a los espíritus buenos que me libren del espíritu mal hechor que se ha unido a mí. Si es una venganza que ejerce por los males que le hubiesen hecho en otro tiempo, vos lo permitís, Dios mío, para mi castigo, y sufro la consecuencia de mi falta. Sigue leyendo

Para los espíritus arrepentidos


Dios de misericodia que aceptáis el arrepentimiento sincero del pecador, encarnado o desencarnado, aquí tenéis un espíritu que se ha complacido en el mal, pero que reconoce sus faltas y entra en el buen camino; dignaos, Dios mío, recibirle como un hijo pródigo y perdonadle. Sigue leyendo

Para los espíritus endurecidos


Señor, dignaos mirar misericordiosamente a los espíritus imperfectos que aún están en las tinieblas de la ignorancia y os desconocen, particularmente sobre …

Espíritus buenos, ayúdennos para que le hagamos comprender, que induciendo a los hombres al mal, observándoles y atormentándoles, prolongan sus propios sufrimientos: haced que el ejemplo de la felicidad que vosotros gozáis sea un estímulo para él. Sigue leyendo