Cuidado con lo que prometes


Cuidado con lo que prometes

Los reyes de Ibadan y de Olwun eran sinceramente amigos. El rey Ibadan dio a una de sus hijas en matrimonio al rey Olwun, en señal de amistad.

En ese tiempo el rey de Olwun partía a la guerra contra el rey de Gbobo. Un caudaloso río que se había desbordado, le obstruía el camino.

Él le dijo al río, que se secara y le dejara el camino libre, que a su regreso le haría un bonito regalo, le daría Ni-Dagbernde {una cosa buena}, cuando él hubiese obtenido la victoria. En la guerra el rey salió victorioso trajo cautivos, detenidos, bueyes, animales y toda las riquezas de la vida. Cuando cruzaba de nuevo el río ofrendó de acuerdo con su promesa: dieciséis hombres, dieciséis mujeres junto con dieciséis chivos, dieciséis bueyes y dieciséis puercos, como en ese tiempo no mataban en sacrificios sino se les dedicaban simplemente, se las echó todas al agua.

Al día siguiente, al amanecer, se vio que el río había devuelto el sacrificio sobre la orilla. Pues no era lo que el rey le había prometido, él le había prometido a ni-dagber-nde, que era el nombre de su mujer y la tierra se seco, no hubo mas lluvia, las mujeres dejaron de alumbrar, etc.

Entonces el rey Olwun invitó a un adivino de un país lejano y le pidió buscar las causas de todas las desdichas que habían caído sobre su pueblo. Después de la consulta, el Awo dijo: “Tu no has entregado en sacrificio lo que había prometido al río. Tu le has hecho creer al río que se tragaba a Ni-dagber-nde, no le habías hablado de animales, ni de prisioneros de guerra, para reparar el mal, es necesario ir a ofrecerle a Ni-dagber-nde, tu mujer”.

Más en ese tiempo ella se encontraba en cinta, obligado a ceder el rey de Olwun lanzo a su mujer al río. Al día siguiente Ni-dagber-nde, da a luz dentro del río, entonces el río devolvió al niño sobre la orilla, diciendo: “No me ha sido prometido un niño, solamente a Ni-dagber-nde”.

Cuando el rey de Ibadan tuvo conocimientos de lo que había sucedido con su hija, mando a decirle al rey de Olwun que el no había dado a su hija para que fuera tirada al río, sino para que la hiciera su mujer y la conservara como tal. Como consecuencia de esto, se produjo una guerra entre los dos reyes que dio como resultado la destrucción del país de Olwun.

(Patakí que nace en Oché Melli)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s