Plegaria del Náufrago


Torna tu vista, Dios mío,

hacia esta infeliz criatura

no me des mi sepultura

entre las olas del mar.

Dame la fuerza y valor

para salvar el abismo,

dame gracias por lo mismo,

que es tan grande tu bondad.

Si yo, cual frágil barquilla,

por mi soberbia halagado,

el mar humano he cruzado,

tan sólo tras el placer;

déjame, Señor, que vuelva

a pisar el continente,

haciendo voto ferviente

de ser cristiano con fe.

Si yo con mi torpe falta

me he mecido entre la bruma

desafiando la espuma

que levanta el temporal,

te ofrezco que en adelante

no tendré el atrevimiento

de ensordecer el lamento

de aquel que sufre en el mal.

Y si siguiendo mi rumbo

he tenido hasta el descaro

de burlarme de aquel faro

que puerto me designó;

yo te prometo, Dios mío

no burlarme de esa luz

que brilla sobre la cruz

por el hijo de tu amor.

¡Oh! Tú, Padre de mi alma,

que escuchas al afligido

y me ves arrepentido

de lo que mi vida fue.

Sálvame, Dios mío, sálvame

y dame antes que dé cuenta,

para que yo me arrepienta

el tiempo preciso. Amén

( Colección de Oraciones Escogidas del Nuevo Devocionario Espiritsta)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s